Siempre inicia tu día con un desayuno balanceado

El primer alimento del día debe  aportar el 25% de las calorías diarias que se consumen, por eso un desayuno balanceado se compone de cuatro grupos de alimentos: fruta, verduras, productos de origen animal como huevos, queso, jamón, atún e hidratos de carbono como pan, cereales y avena.

A pesar de la importancia del desayuno para obtener la energía que requerimos en el día,  muchas personas no desayunan en la primera hora después de haberse levantado, que es el momento fundamental para que el cuerpo reciba los nutrientes  necesarios para sus actividades tanto físicas como mentales.

No basta con ingerir cualquier alimento solo para no tener vacío el estómago, hay que darle la importancia y el tiempo necesario a esta primera comida ya que es la más importante del día, entonces ¿cómo podemos hacer un desayuno perfecto?

Te damos 3 opciones para iniciar el día de la mejor manera con un desayuno balanceado, completo y saludable.

Opción 1. Este desayuno se compone de 1 jugo de naranja natural sin conservadores, con un sándwich que integre los grupos de alimentos, se sugiere que el pan sea integral para proveer de fibra al organismo, jamón, lechuga o vegetales de su elección y una rebanada de queso.

Opción 2. Una quesadilla con tortilla de maíz, queso y jamón, 1 vaso de jugo de naranja natural sin conservadores y 1 tazón de frutas. Las frutas que se recomiendan para evitar el alto nivel de azúcar en la sangre son fresas, moras y kiwi, para las personas diabéticas no se recomienda comer mucho plátano o papaya.

Opción 3. Otra excelente opción para el desayuno es un licuado de frutas, huevos revueltos o estrellados con tocino, jamón o salchicha a elegir, 1 pan tostado y un plato de cereal de su elección, de preferencia cereal que contenga fibra para ayudar a la salud intestinal.

Adicional a estas opciones se recomienda hacer una comida (merienda) entre el desayuno y la comida, pudiendo ser una fruta como una manzana, mandarina, un tazón con zanahoria o una barra de cereal.

Para los que acompañamos el desayuno con té o café, debemos de recordar que estas bebidas contienen cafeína, por lo que no se deben de consumir en exceso, tomando no más de dos tazas al día.