Receta rápida del viernes: Crumble de puerros y queso

La alimentación, así como la mayor parte de las cosas que hacemos todos los días, se convierte poco a poco en una rutina que ya dejamos, incluso, de cuestionarnos. Los alimentos que escogemos, los hábitos en los que los consumimos, el momento del día en que nos gustan más, etc, son cosas que tienen que ver, muchas veces, con factores que no advertimos tan fácilmente como la publicidad.

Eso pasa, por ejemplo, con el queso crema. Aunque antes los untables no eran tan preferidos como ahora, el queso crema que puede agregarse a las comidas o comerse en una tostada, se ha hecho de grandes adherentes. Una de las razones más a la vista es que puede usarse para muchas preparaciones, para aligerar, y agregar un sabor cremoso.


Tal como lo conocemos, fue inventado en 1872 en Nueva York. Es de consistencia similar al Neufchatel francés, que también está hecho a base de leche de vaca, pero difiere en que no lleva maduración y, por lo general, contiene emulsionantes para otorgar firmeza y alargar la vida útil.

Se obtiene a base de lácteos fermentados a los que se les añade leche, nata (crema), otros aditivos y sal. De él existen, además, muchísimas versiones: saborizados, reducidos en calorías, etc.

Crumble de puerros y queso crema

Ingredientes

  • 4 patatas pequeñas
  • 2 puerros grandes
  • vino blanco
  • 2 c/s de queso crema
  • 20 g de harina
  • 20 g de mantequilla salada
  • 20 g de pan rallado
  • sal y pimienta

Preparación

PASO 1

Pelar las patatas. Cocinarlas y reducirlas a puré. Formar dos tortas redondas pequeñas y dorarlas ligeramente en una sartén con aceite.

PASO 2

Ponga los puerros finamente picados en la sartén con el vino blanco y la crema, sazonar. Cocine a fuego lento hasta obtener una fondue de puerros.

PASO 3

Desmenuzar la mezcla de harina, mantequilla y pan para hacer un crumble y hornear para dorar.

PASO 4

Disponer en un plato para hornear la torta de patatas, los puerros, la mitad del queso en forma vertical y finalmente el crumble. Si lo deseas, puedes hornear para derretir el queso.