Los surfistas ayudan a la propagación de super bacterias

Las super bacterias se están convirtiendo en un grave problema global. Cada año, unas 700.000 personas mueren en el mundo a causa de infecciones provocadas por microorganismos multirresistentes que han evolucionado hasta convertirse en casi intratables para los antibióticos.

Los surfistas podrían estar contribuyendo sin querer a esta amenaza, al practicar su deporte en aguas contaminadas, se tragan las superbacterias que prosperan en ellas y cuando vuelven a tierra firme se convierten en propagadores involuntarios.

Las superbacterias cogen la ola buena

Anne Leonard, epidemióloga de la Universidad de Exeter (Reino Unido), trabaja para averiguar la gravedad de la amenaza de los microorganismos que introducen en las aguas costeras los vertidos de aguas fecales, y que son resistentes a los antibióticos.

En su investigación, ella y su equipo han analizado las heces de 143 surfistas y 130 nadadores que suelen hacer deporte en aguas de Inglaterra y Gales. La conclusión es que los aficionados a cabalgar las olas presentaban un mayor riesgo que los nadadores de sufrir infecciones causadas por cepas muy resistentes de la bacteria E. Coli.

Hasta un 10 % de los que se contagiaban no respondían al tratamiento con el antibiótico que se suele usar contra muchas dolencias de origen bacteriano.

Los científicos liderados por Leonard han descubierto que la E. Coli de las aguas costeras contaminadas cambia genéticamente y adquiere resistencia contra los antibióticos betalactámicos, una clase en la que figuran los derivados de la penicilina.

La Escherichia coli se encuentra en el tracto gastrointestinal de humanos y animales de sangre caliente.​ La mayoría de las veces resulta inofensiva, pero sus versiones peligrosas provocan enfermedades que pueden resultar muy graves e incluso letales, sobre todo para los niños.