La Manzana y sus múltiples beneficios

La manzana es una de las frutas más famosa y una de las más antiguas. Es posible que fuera una de las primeras frutas en consumir el hombre en forma silvestre y una de las primeras en cultivarlo.

Las manzanas llegaron a Europa desde el Oriente Medio y fue en este continente donde evolucionaron gracias, sobre todo, a la cultura greco-romana. También se cree que la fruta es originaria de Europa Oriental, del Cáucaso y de Asia Central.

El hombre pronto la cultivó, perfeccionándola y llevándola consigo en sus migraciones por Europa, Asia y África.

Fueron los españoles los que llevaron la fruta de la manzana a América y lo difundieron por todo el continente. Allí nacieron nuevas variedades de manzanos gracias a los injertos, y hoy son las que más se consumen.

Componentes de la manzana

La manzana es una de las frutas más completas. Gran parte de ella es agua, pero también aporta azúcares como la fructosa y otros de rápida asimilación en nuestro cuerpo, vitamina E o tocoferol y una pequeña cantidad de vitamina C. Igualmente aporta fibra y minerales.

La manzana madura contiene: glucosa, sacarosa, albúmina, tanino, pectina, ácido cítrico y ácido málico; sales minerales: calcio, fósforo, hierro, potasio; vitaminas B, C, PP. Uno de los componentes más destacados de la manzana es la Pectina: Actúa como una fibra soluble. Ayuda en la disolución del colesterol y es una buena arma contra la diabetes.

Beneficios 

Amiga del Corazón – Su alto contenido de metionina, fósforo y su riqueza en fibra soluble resultan fundamentales en el control del colesterol. Asimismo, el valor vasodilatador de la histidina (un aminoácido natural) la convierte en un buen aliado para rebajar la presión sanguínea en casos de hipertensión.

Antioxidantes – Las manzanas aportan antioxidantes, que ayudan a prevenir y reparar la oxidación celular y prevenir enfermedades como el cáncer.

Apoya Dientes Sanos – Comer una manzana ayuda a limpiar la boca, y la producción de saliva producida al masticar manzana reduce los niveles de bacteria, se disminuye el riesgo de caries y por tanto, ayuda a tener dientes más blancos y saludables.

Artritis o la Gota – La manzana ayuda a controlar el ácido úrico evitando que se acumulen cristales en las articulaciones con lo cual previene o mejora enfermedades como la artritis o la gota.

Ayuda con Desórdenes Digestivos – Al disminuir el colesterol, previenen la formación de cálculos. Además, sus niveles de fibra equilibran el sistema digestivo, lo que ayuda contra la constipación y diarrea. También neutralizan los síntomas del síndrome de colon irritable y hemorroides, y ayudan a desintoxicar el hígado.

Bajar de Peso – El alto contenido de fibra de las manzanas, que toman más tiempo de digestión, nos ayudan a sentirnos satisfechos por más tiempo con un bajo aporte de calorías ideal para hacer una dieta para adelgazar. Además, la cáscara de manzana contiene ácido ursólico, que disminuye la tendencia a la obesidad al estimular a que el cuerpo queme calorías y aumente masa muscular.

Baja la Fiebre – El zumo de manzana contribuye a bajar la fiebre.

Baja el Colesterol y Glucosa – Las manzanas disminuyen el colesterol malo gracias a su contenido en un tipo de fibra soluble llamada pectina, que evita el almacenamiento del colesterol. También reducen los niveles de glucosa en la sangre gracias a la metionina y pectina.

Contra el Cáncer y la Diabetes – Las manzanas contienen componentes en su cáscara que previenen el cáncer de colon, hígado y mamas. Por su parte, los antioxidantes que aportan también reducen los riesgos de diabetes.

Cosmético – Por sus propiedades astringentes, la manzana se ha usado desde la antigüedad para elaborar mascarillas faciales, con el fin de eliminar impurezas y reafirmar la piel.

Desintoxicante – La manzana es un desintoxicante del hígado debido a su contenido de Cisteína.

Diarreas y estreñimiento – Los efectos de la manzana son conocidos para curar diarreas y estreñimiento.

Para diarrea se utiliza la manzana en puré, también asada al horno o hervida, para el estreñimiento se come entera y con su cáscara.

Diurético y Depurativo – Favorece la eliminación de líquidos corporales y, por su contenido de cistina, arginina y ácido málico, resulta adecuada para eliminar toxinas corporales. Se recomienda en casos de obesidad, reuma y enfermedades relacionadas con los riñones.

Envejecimiento Celular – La manzana posee dos poderosos antioxidantes como las catequinas y quercetina que actúan contra los radicales libres causantes del envejecimiento celular. Esto convierte a la manzana en beneficioso para el rejuvenecimiento pero además se está estudiando las propiedades anticancerígenas de dichas sustancias.

Gastritis y Úlceras – La histidina contenida en la manzana estimula la producción de jugos gástricos, esta fruta es beneficiosa en casos de gastritis y úlceras.

Insomnio –  La manzana sirve para combatir el insomnio debido a que contiene vitamina B12.

Mejor Capacidad Respiratoria – Se ha estudiado que cinco o más manzanas a la semana mejora la función pulmonar debido a los antioxidantes en esta fruta.

Prevención de Enfermedades Degenerativas – La manzana es muy buena para mejorar la memoria y activar las funciones cerebrales debido a su contenido en fósforo. Los componentes nutricionales de la manzana actúan sobre la salud de los neurotransmisores del cerebro, por lo que previene enfermedades degenerativas como Parkinson y Alzheimer.

Beneficios adiciónales

Vinagre de manzana – Este es uno de los derivados de la manzana que más propiedades posee ya que se utiliza de manera externa e interna favoreciendo la relajación muscular, irritación de la piel y alergias en general.