La fibra y el agua son aliados maravillosos del organismo

La fibra es un gran aliado de nuestra salud ya que nos otorga múltiples beneficios, por ello es preciso que conozcas sus funciones dentro del organismo.

La fibra es el conjunto de componentes que se encuentran en los alimentos de origen vegetal, cuya principal característica es que no pueden ser digeridos fácilmente por nuestro organismo, aunque no nos proporcionan sustancias nutritivas, es básica para el buen funcionamiento del cuerpo. La mayoría de los alimentos de origen vegetal contienen fibra de 2 tipos: soluble e insoluble, en distintas cantidades.

Nuestro aparato digestivo está diseñado para que la alimentación contenga una cantidad de fibra adecuada, que debe estar entre los 20 y 30 gr de fibra al día. Esto sólo se puede conseguir con un aporte importante de alimentos de origen vegetal en la dieta.

Entre los beneficios más importantes que la fibra puede dar a tu cuerpo, podemos mencionar que disminuye los niveles de glucosa (azúcar) y colesterol en sangre, disminuye el riesgo de padecer enfermedades del corazón, y ayuda a reducir problemas como el estreñimiento, o el riesgo de padecer obesidad.

Además, se cree que su presencia en la dieta puede ayudar a reducir el riesgo de padecer cáncer de Colon y Recto, Hernia Hiatal, Hemorroides y Apendicitis.

¿Dónde puedes encontrar la fibra? En cereales integrales y derivados como el pan, avena, arroz, trigo, centeno, salvado y pastas. Leguminosas como caraotas, arvejas, fríjoles y lentejas. Frutas: manzana, pera, uvas, ciruelas, etc., hortalizas: espinaca, brócoli, coliflor, etc., y verduras como la yuca, apio, ocumo.

Recuerda es muy importante consumir muchas frutas, verduras y cereales para así consumir los dos tipos de fibra. Para lograrlo te recomendamos incluir en la dieta alimentos elaborados con harinas o cereales integrales, consumir frutas preferiblemente en trozos o en forma natural y hortalizas crudas con su concha (en los casos que sea posible consumir).

Las ensaladas son deliciosas y no se te pueden olvidar en tu menú, y como postre puedes incluir a las frutas, las leguminosas son una excelente opción ya que es una buena fuente de fibra y además nos aportan proteínas de origen vegetal.

Por último para que la fibra pueda realizar todas las funciones maravillosas en tu organismo, no olvides tomar suficiente agua. Conozcamos un poco de este líquido vital que nos ayudará a que la fibra se convierta en tu aliada. Beber agua, es decir, mantenerse bien hidratado, es uno de los pilares de un buen estado de salud.

La importancia de una hidratación adecuada ha aumentado en los últimos años, debemos tener mucho cuidado a la hora de elegir el tipo de bebida y la cantidad necesaria para hidratarnos.

¿Si nuestro cuerpo está compuesto de agua, para qué necesitamos beber agua constantemente? Las personas piensan que nuestro cuerpo pierde líquidos sólo cuando orinamos, pero no es así, tu cuerpo pierde 2 litros de agua diariamente a través de la respiración, las heces, el sudor y la orina, por lo tanto debemos reemplazar el líquido que se pierde todos los días.

Estas pérdidas pueden ser mayores cuando existen enfermedades como diarreas, vómitos, fiebre, etc. o cuando se realizan actividades deportivas. También existen una serie de factores que influyen en la perdida de agua como la humedad, la temperatura, presión altitud, entre otras.

Para lograr un buen estado de hidratación debemos mantener un equilibrio entre el consumo y la pérdida de agua.

¿Qué cantidad de agua debo consumir? Se recomienda en promedio un consumo de 2,2 litros de líquido al día en mujeres y 3 litros al día en los hombres, este se puede cubrir con el consumo de agua, jugos, infusiones, caldos o sopas.