Disfruta y aprende de la vida salvaje en el Zoológico de Miami

Este zoológico, también conocido como el Parque Zoológico y Jardines de Miami-Dade, es el jardín zoológico más grande y antiguo de Florida y el único zoológico subtropical de los Estados Unidos continentales.

El clima único en el sur de la Florida permite una amplia gama de animales de Asia, Australia y África, que representan una diversidad de especies en el país. Sus animales se agrupan de acuerdo a sus territorios geográficos, con especies que conviven pacíficamente en la naturaleza en exposiciones en el zoológico.

Sus plantaciones y árboles, follaje e incluso suelo, están estrechamente relacionados con los hábitats nativos de los animales. Sus exposiciones exuberantes, tropicales y al aire libre reproducen las zonas originarias de cada especie y permiten a los huéspedes disfrutar de la belleza y la vida silvestre en un rango seguro, pero muy de cerca.

La historia del zoológico se remonta a 1948, con lo que se conoce como el Zoológico Crandon Park en la isla de Key Biscayne, justo frente a la costa del centro de Miami. En ese momento, el zoológico ocupaba 48 acres del parque y sus primeros animales incluían algunos leones, un elefante y un rinoceronte que habían quedado desde que un circo cerró en Miami.

El zoológico ocupa en la actualidad casi 750 acres y es el hogar de más de 3.000 animales de más de 500 especies diferentes. De esta población, más de 40 especies están clasificadas como en peligro de extinción. El zoológico también alberga más de 1.000 especies de árboles, palmeras y otras plantas, y más de 100 exhibiciones especiales que muestran una gran cantidad de especies y temas científicos.

Zoo Miami se enorgullece de ser un líder activo en muchas iniciativas mundiales de conservación de la vida silvestre y el medio ambiente, y actualmente estamos involucrados en más de 36 proyectos que tienen lugar en seis continentes.

Animales del Zoo

Tigres de Bengala, leones africanos, rinocerontes negros, elefantes africanos, jabalíes, gorilas grises, osos del Himalaya, camellos, hienas, canguros, koalas, leopardos o tortugas gigantes son algunos de los animales que podrás ver campando a sus anchas por el gran Zoo de Miami.

Otra parte interesante del zoo es la granja, en la que se puede acariciar a los animales e incluso darles de comer.

Su recorrido es cómodo

El Zoo de Miami es demasiado grande para recorrerlo andando. Por suerte, eso no es un problema, existen diferentes opciones para hacer que la visita sea más cómoda:

Monorail: Constituye una cómoda forma de recorrer el zoo desde las alturas (y con aire acondicionado). Puedes subir y bajar cuantas veces quieras.

Safari Tram Tours: Otra forma de no cansarse es utilizando el tranvía para llegar desde la casa de un animal hasta la del siguiente.

Coches a pedales: La opción más sana para recorrer el zoo mientras haces ejercicio es pedalear. Disponen de coches para cinco personas a un precio razonable.

El Zoo de Miami es un lugar excelente para pasar un día diferente lejos de las playas sobre todo si viaja en familia.