El agua te hace estar más sano… ¿Cuándo tomarla?

El agua es vital para la vida y la buena salud. La ciencia te orienta que el cuerpo humano necesita al menos 2 litros diarios de líquido. El cuerpo es muy sabio y tiene varias maneras de decirte que necesita agua, aunque algunas veces no sabemos cómo escucharlo, hoy te decimos cuatro formas para saber que debes pararte para beber un vaso con agua.

  1. Estás cansado o de mal humor

Cuando estás ligeramente deshidratado puedes sentirte de mal humor, irritable, con dolor de cabeza y dificultad para concentrarte. Estudios de la Universidad de Connecticut demostraron que aunque sea una leve deshidratación puede afectar los niveles de energía, humor y claridad para pensar.

  1. Tienes antojos

Es posible confundir la necesidad de hidratarte con la de querer comer. Puede sonar ridículo, pero es bastante común confundirlos. Cuando esto sucede la mayoría de las personas optan por una botana o postre, así que la siguiente vez que sientas ganas de comer algo, intenta tomar un vaso de agua, si el vacío en tu estómago no se va, entonces es hambre.

  1. Te cuesta trabajo hacer ejercicio

La falta de agua hace que la presión arterial se reduzca y el corazón tenga que esforzarse más, haciendo que tu rutina parezca imposible.

  1. Te mareas fácilmente

Otro signo de deshidratación es el mareo. Si al levantarte o moverte muy rápido se te nubla la vista o sientes que el piso se sacude, puede que no hayas tomado suficiente agua.

Si te cuesta trabajo mantenerse hidratado puedes poner pequeñas marcas en tu botella de agua, así tendrás metas para cada momento del día. También puedes poner recordatorios en el teléfono o simplemente fijarte en que el color de tu orina se mantenga de color amarillo claro o casi transparente.